jueves, 15 de julio de 2010

La Biopiratería en América Latina: Un problema urgente


Por: Julio César Bustos Barquero

La biopiratería, concebida como “una práctica mediante la cual investigadores o empresas utilizan ilegalmente la biodiversidad de países en desarrollo y los conocimientos colectivos de pueblos indígenas o campesinos para realizar productos y servicios que se explotan” (Delgado, 2004, p. 1.) es un problema vigente en nuestra región.

Esta explotación comercial e industrial de los recursos naturales se da sin la autorización de sus creadores, innovadores o incluso los legítimos dueños. Parece mentira que en esta etapa del capitalismo incluso los conocimientos sobre el uso de la biodiversidad estén a la venta y se conviertan en una mercancía más. Da pena el hecho que incluso las propias especies biológicas han sido patentadas en muchas de las oficinas de propiedad industrial.

Esta problemática se agrava con la situación actual de escasez de los recursos naturales, en medio de un contexto de sobreexplotación de los diversos recursos por parte sobretodo de los países más desarrollados. Todos los sistemas económicos han explotado los recursos. Sin embargo, no es sino hasta el mercantilismo y el capitalismo que esa explotación ha sobrepasado los límites y nuestra propia especie se encuentra en peligro por ese desarrollo desigual y exacerbado en lo que lo único que importa es generar mayores riquezas a unos pocos.

Es por esto, que como latinoamericanos, tenemos que estar conscientes de estos temas. No solo nos basta con esto. Tenemos que tomar acciones para evitar que la biopiratería siga alargando la lista de problemas no resueltos de América Latina. Se trata más allá de un problema ambiental, una problemática que tiene repercusiones económicas, políticas y sociales. Sobre todo, se trata de la supervivencia de nuestra especie.

Muchos podrían decir que como región periférica del capitalismo tenemos poco que hacer. Sin embargo, somos una región proveedora no solo de recursos sino también de ingresos fuertes a las metrópolis. Tenemos entonces una responsabilidad histórica para reivindicar las condiciones sociales, políticas y económicas adversas que generan la desigualdad, madre de todas las demás problemáticas en América Latina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada